¿Quieres conocer cuáles son los mejores proyectos de interiorismo que hemos visto en 2016? En este post te los mostramos y te damos todos los detalles que han empleado los interioristas para hacer que brillen con luz propia.

Estudio Standal: Vivir en un loft de estilo industrial

Uno de los mejores proyectos de interiorismo es la reforma integral de un loft industrial realizada por el estudio Standal. Los interioristas Carolina Luzón y Luis Ruiz fueron los encargados de transformar este espacio de 300 m² ubicado en Barcelona, en una vivienda funcional.

Apostaron por la creación de zonas diáfanas en los dos niveles de la casa, que permanecen conectados por una escalera metálica de estilo industrial. Uno de sus objetivos fue favorecer la entrada de luz natural mediante grandes ventanales, como en la zona de estar.

Concretamente, es en este espacio de estilo chill-out donde se percibe un marcado aire industrial. De ello se encargan las paredes de ladrillo visto, las tuberías y los techos altos de color blanco.

Esta tonalidad es la misma que se utiliza en la cocina (con comedor integrado), punto neurálgico del loft. Los interioristas del estudio Standal apostaron por un diseño muy depurado y de líneas sencillas para el mobiliario. Los electrodomésticos permanecen ocultos tras las alacenas, consiguiendo homogeneidad visual. Mientras que el toque de calidez lo aporta una robusta mesa de madera oscura, que atrae la atención no solo por su estructura sino también por las lámparas de diseño que se suspenden sobre ella.

En los dos dormitorios también se percibe ese carácter industrial del proyecto de interiorismo. La combinación de la madera con elementos fríos como la piedra en los suelos resulta clave para conseguirlo. El empleo de colores claros aporta esa necesaria sensación de paz y de relax en ambas habitaciones. Un elemento común que también encontramos en el cuarto de baño, donde destaca la mezcla de diferentes revestimientos como la baldosa y la pintura.

Además, el estudio Standal llevó a cabo la instalación de sistemas domóticos de iluminación, climatización y persianas. Su función está destinada principalmente a mejorar el bienestar y el confort convirtiendo la vivienda en un elemento inteligente, tal y como hacen tecnologías de KNX como la de Siemens.

Por todos estos motivos, esta reforma se ha convertido en uno de los mejores proyectos de interiorismo que hemos descubierto en 2016.

Estudio Dröm Living: proyecto de estilo nórdico-minimalista

Si hay un proyecto de interiorismo que ha destacado en 2016 por su pureza es este de Dröm Living. El estudio de Barcelona, conocido por su buena mano a la hora de incluir el estilo nórdico en sus proyectos, fue el encargado de realizar esta reforma integral en la Ciudad Condal.

El objetivo era renovar el diseño de este piso abandonado del Ensanche barcelonés, para conseguir un espacio amplio y funcional. Se apostó por la unión de la cocina, el comedor y el salón aprovechando al máximo los metros cuadrados y favoreciendo la distribución de la luz natural.

La continuidad entre estos espacios se consiguió manteniendo varios denominadores comunes. El parquet de madera natural de roble blanquecino combinado con el zócalo blanco fue uno de ellos. Se instaló en toda la vivienda, a excepción del cuarto de baño y de la cocina, donde también se incluyeron elementos de este material a modo de detalles decorativos o taburetes.

Otro fue pintar las paredes de una tonalidad marfil y gris, conservando los techos blancos y las molduras originales. Este factor fue clave para que la vivienda alcanzara un alto grado de luminosidad.

Para este proyecto de interiorismo, el estudio Dröm Living se decantó por un sofisticado diseño minimalista combinado con toques nórdicos. Destaca principalmente el uso del color negro en las diferentes estancias, siguiendo así la estela del estilo escandinavo con un punto masculino.

La cocina y el cuarto de baño son las dos estancias donde esta tonalidad cobra mayor protagonismo. En el primer caso, la encimera silestone Passat Black de Neolith acapara toda la atención, casando a la perfección con los taburetes de diseño. Mientras que en la segunda zona citada esta se traslada al suelo de amplias baldosas negras. Sin embargo, en el resto de áreas se prefirió elegir este color para pequeños detalles como lámparas, sillas y elementos decorativos.

Pero sin duda, uno de los detalles más espectaculares de este proyecto de interiorismo lo encontramos en los revestimientos. En el comedor, los interioristas de Dröm Living se decantaron por extender por la pared un porcelánico gris antracita (1×1,5 metros) utilizado inicialmente para un banco de obra. En el dormitorio se sigo el mismo procedimiento para añadir a modo de cabecero el mismo parquet del pavimento.

Estudio JEEV Arquitectura: convertir una oficina en una vivienda luminosa

Convertir una oficina de 135 m² en un acogedor hogar de aire neoyorquino es el reto al que se enfrentó el estudio JEEV Arquitectura. El perfecto equilibrio entre los elementos de estilo industrial y materiales cálidos en este espacio diáfano lo convierten en uno de los mejores proyectos de interiorismo de 2016.

Darle una segunda vida a este espacio es la máxima que persiguió el estudio liderado por el arquitecto Joan Enric Ejarque Velázquez. A este objetivo se unió también recuperar la esencia propia del barrio barcelonés del Eixample, donde se encuentra la vivienda.

Lo primero que se llevó a cabo en este proyecto fue la distribución de espacios buscando la máxima funcionalidad. Para ello, se eliminaron los pequeños departamentos propios de oficinas, creando una zona completamente abierta. Así se consiguió también aprovechar al máximo la luz natural en toda la vivienda.

La unión de la cocina, el comedor y el salón es un claro ejemplo de ello. En este único ambiente, el estudio conservó las paredes de ladrillo visto, pintándolas de blanco para una mayor luminosidad, y también el techo original. Este marcado estilo industrial se reforzó con la combinación de materiales como el microcemento o el mármol y también con colores como el gris o el carbón.

El punto de calidez en la vivienda lo pone la madera, utilizada en prácticamente la totalidad de los suelos y en buena parte del mobiliario. Su aspecto casi sin tratar y totalmente natural fue el elegido para la mayor parte de los elementos elaborados con este material.

Un claro ejemplo es la mesa de comedor que incorpora un banco a juego. Esta pieza se convierte en la auténtica protagonista del espacio, destacando todavía más sobre el resto gracias a la luz directa de cinco bombillas desnudas. Con la disposición lineal toda la superficie permanece iluminada, creando así un ambiente acogedor.

Los muebles de diseño son el complemento perfecto para aportar el toque minimalista a este proyecto de interiorismo. Dotados de una líneas muy depuradas, el estudio JEEV Arquitectura apostó por líneas muy depuradas y por materiales como la piel o el metal, combinados con detalles decorativos de tonos suaves como cojines en grises, beige o amarillos.

El cuidado trabajo de interiorismo en esta vivienda ha logrado hacer de ella un hogar donde diseño y confort se dan la mano. Por este motivo, es uno de los tres mejores proyectos de interiorismo que hemos visto en 2016.

¿Quieres conocer más proyectos de este tipo? Visita nuestra sección de interiorismo en nuestro blog.